Intervenciones en el castro

Trabajos de conservación y restauración del año 2012
Trabajos de conservación y restauración del año 2012
Trabajos de conservación y restauración del año 2012
Trabajos de conservación y restauración del año 2012
Trabajos de conservación y restauración del año 2016
Trabajos de conservación y restauración del año 2016
Trabajos de conservación y restauración del año 2016
Trabajos de conservación y restauración del año 2016
Trabajos de conservación y restauración del año 2016
Trabajos de conservación y restauración del año 2016
Trabajos de conservación y restauración del año 2016
Trabajos de conservación y restauración del año 2016
Trabajos de conservación y restauración del año 2016

Desde el año 1972 en que se inician las excavaciones en el Castro de Viladonga, se han realizado periódicamente limpiezas de la vegetación y consolidaciones puntuales de las estructuras excavadas.

Después de unos años de abandono, en 1982, en que se hace cargo Felipe Arias Villas de los trabajos arqueológicos (y poco más tarde también de los museísticos), se procedió a una limpieza y rozado general de la vegetación y de la maleza en la croa y en la muralla principal del castro. Se consolidaron los muros de las construcciones de la croa, reponiendo las piedras caídas y cubriendo los muros con terrones de hierba o tepes para fijar bien las hiladas superiores. Estas actuaciones, que se hicieron habituales en las campañas de excavación posteriores, se llevaron a cabo también en aquellos años en que no hubo excavación arqueológica.

A raíz del estudio realizado en el año 2007 por Benita Silva y su equipo del Departamento de Edafoloxía y Química Agrícola de la USC, sobre los factores de deterioro del Castro de Viladonga, se planifica la restauración integral de las estructuras del castro, basándose en la existencia de graves alteraciones de la piedra y de derrumbes a veces considerables a causa de la meteorización del material y de los empujes de tierra y piedras. El proyecto se programó para su ejecución en varias fases, de manera que se puedan ir restaurando todas las estructuras del yacimiento.

Los trabajos consistieron en la diagnosis y documentación gráfica, en la colocación de tubos para la consolidación con silicatos y para drenaje, en la reconstrucción estructural de los muros, diferenciándola con piedrecitas de cuarzo blanco del propio sitio (lo que se viene haciendo desde 1983) y coronando las cabeceras con una protección de placas de pizarra adaptadas al muro, siempre con carácter reversible. En las reconstrucciones estructurales se emplearon varios tonos de argamasa siguiendo los diversos tipos utilizados originariamente en el castro.

En el año 2009, después de acabada la excavación arqueológica, se procedió a la consolidación de los muros caídos desmontándolos en la medida precisa y reponiéndolos según el sistema habitual seguido en los últimos años en este asentamiento, es decir, usando mayoritariamente la misma piedra de los derrumbes y aglutinándola con una argamasa arcillosa similar a la original, marcando con piedrecitas de cuarzo la separación entre la parte original y la restaurada, para después cubrir la cabeza de los muros con placas de pizarra que los protejan de las inclemencias meteorológicas y de las posibles agresiones e incidentes producidos por las continuas visitas al castro. Se remata la consolidación con la colocación de terrones de hierba cortados ad hoc para una mejor integración patrimonial e incluso ecológica de la intervención.

La campaña del año 2010 se centró en la entrada principal y en cuatro barrios o conjuntos construidos en el centro y en el norte de la croa de este asentamiento. En todos estos espacios se siguió el sistema de consolidación ya anteriormente descrito, pero es importante señalar además que estos trabajos permitieron conocer mejor la disposición de algunos muros de construcciones adosadas, así como definir espacios complementarios o incluso pequeñas estructuras hasta ahora no bien determinadas.

A partir del año 2012 prosiguen estos trabajos de restauración y consolidación cofinanciadas por los fondos europeos FEDER y la Dirección General de Patrimonio de la Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia, en el marco del proyecto Acondicionamiento y consolidación arqueológica para la puesta en valor del Castro de Viladonga (Castro de Rei, Lugo), con la finalidad de garantizar su conservación al tratarse de un bien patrimonial declarado Bien de Interés Cultural.

En el año 2016 se hace cargo de la restauración la empresa Terra Arqueos, S.L. que aporta un criterio de intervención experimentado con éxito en otros yacimientos similares. Se cubre la cabecera de los muros con una o varias hiladas de sacrificio a base de pizarra y esquisto rejuntadas con un mortero resistente en exteriores lo que hace innecesaria la colocación de las placas de pizarra y terrones de protección empleados hasta ahora. Esta solución mejora la lectura de las diferentes fases constructivas.

 

Situación

  • Viladonga, 27259 - Castro de Rei (Lugo)
    Galicia, España
    N 43º 09' 38.97" W 7º 23' 19.32"
  • 982 870 160
  • museo.viladonga@xunta.gal

Cofinanciado polo Fondo Europeo de Desenvolvemento Rexional